viernes, 29 de julio de 2011

Quiero


Quiero que se callen las voces que gritan. No están dentro de mí, no están fuera, están.

Quiero que callen las voces que gritan porque cuando callen sabré que están en paz, sabré que por fin dejaron este mundo que las hizo gritar de dolor, de tristeza.

Quiero que dejen de gritar porque cuando lo hagan el mundo será un mejor lugar para vivir.

Quiero que nos acompañemos en este andar triste que como cómplices de todo lo inhumano, hemos sido todos los humanos.

No hay bondad ni maldad completa, hay amor y odio, dolor y tristeza, alegría.

Quiero que callen las voces que gritan por ti, por mí, por este mundo colmado de maravillas y que no se viven.

Es urgente entrar en el sentir humano, hacerlo vibrar y dejarlo fluir, que llore, que grite y que vuelva a ser humano.

jueves, 7 de julio de 2011

¿Cuándo vuelves a casa?


¿Cuándo vuelves a casa?

Cuando el alma esté cansada y requiere reconfortarse, con los recuerdos, con el abrazo materno, con la soledad y la nostalgia de ese algo que solo está y estará ahí.

Cuando requiera una taza de café en esa gran cocina que siempre ha sido el centro de todo en casa.

Cuando el corazón requiera sentir el corazón que le dio vida y escucharse mutuamente sin decir nada, sólo el golpeteo suave, casi imperceptible, pero que ellos se reconocen.

El hogar está donde yo estoy, pero volver a casa es más que eso, significa un renacer.