jueves, 31 de marzo de 2011

Ya no hace falta


Ya no hace falta que descubras el cielo, porque el cielo ya no existe.
Ya no hace falta que sueñes, porque los sueños se han muerto
Los sueños y el cielo y las estrellas.

Si la vida está en las cosas que hacemos todos los días, en las nimiedades y los momentos
Entonces ya no hace falta que pienses que nada más, que los sueños pueden sobrar
que los sueños pueden escapar y maldecirte

Ya no hace falta que pienses en las grandes miradas del sol
porque el sol ya se va
Ya no hace falta que vivas por otros, los otros se fueron ya.

Ya no hace falta que desees grandes cosas, las cosas no pueden ser más claras
que cuando no están porque simplemente no existen.

Pero sueña como si fuera lo más hermoso que puedes hacer.

martes, 29 de marzo de 2011

Me gusta


Me gusta pensar que estás pensando en mí, hace más llevadera la espera
Me gusta cerrar los ojos y verte ahí, aunque no estés.
Me gusta sentir y saber que sientes, saber que eres tan humano como yo.

Se que el vínculo está ahí y que ni tú, ni yo, somos inmunes a él.
Me gusta creer, es tan sencillo vivir así,
no te das cuenta, no te tienes que dar cuenta, porque simplemente crees.

Me gusta soñar con los ojos abiertos y la mirada en el sueño.
Me gusta dormir y que mis sueños iluminen mi sentir.
Así tan simple, tan sencilla es la vida.

domingo, 27 de marzo de 2011

Deseos


Ya por razones evidentes se siente la pasión a flor de piel.

No dejes que se escapen los deseos y las pasiones, el último día puede ser hoy.

¿Crees que por estar tú allá y yo acá dejamos de sentir y de pensar y de desearnos?

No cariño, nuestros cuerpos no engañan, nuestra mente puede hacerlo,

A fuerza de costumbre y moral inculcada por familia o religión.

No cariño, no dejas de desearme como yo a ti

Sírvete y sírveme, hazme el amor y yo te lo haré a ti

Los deseos están ahí, se sienten, se deben vivir

Los deseos de un beso, de un beso largo que sólo tú sabes dar

Los deseos de que toques mi cuerpo como sólo tú lo haces.

Podría ser el último día.

lunes, 21 de marzo de 2011

Aquel Baúl (4)


¿Te acuerdas cuando abrimos aquel baúl?, encontramos un montón de cosas que ni pensábamos, nos sentamos sobre él durante tanto tiempo, lo ignoramos durante tanto tiempo, lo usamos como fuente de inspiración mientras veíamos a través de la ventana hacia un infinito, un sueño, un dolor.

En aquel baúl guardábamos todo lo que no queríamos recordar, y todo lo que se quedó por no tener tiempo, por no perder tiempo, por no atenderlo, por dejarlo para después.

En aquel baúl donde quedaron los sueños que no realizamos en la niñez, en la adolescencia, en la juventud, en la adultez. Encontramos esas alegrías que pasaron y nos hicieron un poco más felices, esas amarguras y dolores que nos hicieron más fuertes y veces más duros, a veces más blandos.

Encontramos las navidades pasadas, no como las de Dickens, no, las nuestras, las que tienen un toque de realidad, de felicidad, de sueños, dolor, alegría. Encontramos arbolitos llenos de magia multicolor, de realidad infantil.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Aquel Baúl (3)


¿Te acuerdas cuando abrimos aquel baúl?, encontramos un montón de cosas que ni pensábamos, encontramos a los niños que fuimos y que de tanto caminar olvidamos o poco recordamos. Encontramos a esos niños que jugaban a los exploradores y corrían sin cansancio, como si el mundo se fuera a acabar y no ser más, pero ellos no lo notaban, nosotros no lo notábamos, sólo queríamos jugar y seguir jugando.

Aquel baúl donde guardamos las canicas, los carritos, las muñecas, los trastecitos junto con la imaginación que creaba un mundo mágico con hadas y duendes, y todo personaje fantástico; o una nave espacial con todos sus controles y los botones coloridos aunque sólo existían en nuestro mundo.

Aquel baúl donde el mundo tenía aviones y carros que volaban y tenían alas y eran tan grandes por dentro que cabía una casa, aunque por fuera no se notaba. Los árboles eran lugares de refugio, con esos gruesos troncos que nos sostenían y nos escondían. Encontramos los perros que se convertían en caballos y nos remontaban por las llanuras del patio y la selva de los árboles del abuelo.

lunes, 14 de marzo de 2011

Aquel Baúl (2)


¿Te acuerdas cuando abrimos aquel baúl?, encontramos un montón de cosas que ni pensábamos, encontramos la oscuridad que la luz no nos permite sentir cuando llega. Los sueños y los amores que se tejen en ella como no se pueden tejer en ninguna luz.

En ese baúl encontramos las estrellas que no nos permite ver la luz, las estrellas que brillan, tan lejos, tan inalcanzables, con sus brillos y nos muestran la parte más simple, más querida de la vida, esa pequeña luz que significa esperanza y que sólo la oscuridad puede mostrar.

¿Quién dice que la oscuridad es fea, si nos muestra la luz de las estrellas, la luz de la esperanza que sólo la oscuridad nos puede mostrar? Y están en aquél baúl que olvidamos.

domingo, 13 de marzo de 2011

Aquel Baúl (1)


¿Te acuerdas cuando abrimos aquel baúl?, encontramos un montón de cosas que ni pensábamos, encontramos nuestros sueños rotos y los pegamos, ¿los pegamos verdad? Se unieron de nuevo con nuestros recuerdos y con todo lo nuevo que nos hemos contado. Aunque tú has estado demasiado reservado, demasiado callado.

Aquel baúl donde hemos guardado cosas extrañas y diferentes. Tú guardaste cosas que yo no recordaba y yo guardé otras que no estaba segura de decirte. Te he dicho otras tantas cosas que no se si podrían ser lo que son o si no las he explicado bien.

Aquel baúl encerró la vida misma en aquel momento de nuestras vidas, ¿cuántas vidas hemos vivido desde entonces?, ¿tú soñaste? No lo creo, no eres de esas personas, te gusta la realidad, te gusta sentirte libre de ataduras y los sueños te atan a un mundo de maravilla, donde lloras y ríes por igual.

martes, 8 de marzo de 2011

¿Desde dónde hablas? (10)


Desde la soledad que deja un abandono
Desde la alegría que deja el conocer una historia de vida
que deja una sensación de abandono.

Desde los remotos recuerdos del corazón que se convierten en algo que pasó en algo que se fue, que no fue por cobardía y falso amor,
falsa pretensión de protección al otro.

Hablo desde el sentimiento de un hombre,
Desde la aceptación de que La amaba, así simple, sin más pretensiones

Hablo desde un lugar tan simple como una cocina o una sala de estar,
con una chimenea que ilumina y calienta, una botella de vino que le da vida
al alma y la enciende para compartir confidencias.

Desde La Amaba como una pérdida, como un ejemplo, como un dolor,
como la vida misma, como si fuera lo único que quedara para aferrarse a ello.

martes, 1 de marzo de 2011

¿Desde dónde hablas? (9)


Desde una parte de una historia de vida, que quizá sea el preámbulo del resto de una vida,

Desde el sueño de una niña que ya se siente mujer, que no se siente como las otras mujeres

Desde una época convulsa para las mujeres donde los sueños eran sólo eso, sueños que no se harían realidad nunca porque no era una elección.

Hablo desde los sueños de Calpurnia Tate que quizá sí hizo realidad después de contar esa pequeña parte de su vida,

Hablo desde la soledad que provoca pensar en un mundo donde la tonta es la mejor.

Desde el descubrimiento del mundo a través de la ciencia,

Desde el descubrimiento del mundo a través de la sabiduría de un abuelo,

Desde esa complicidad que significa tener alguien te valora a una edad tan corta

Hablo desde el interior de un sentimiento de pertenencia y la alegría del descubrimiento, del otro, de uno, de aquello que otros ya han descubierto, pero que encontramos como si nunca hubiera sido.

Hablo desde la vida misma de una niña de 12 años, desde la evolución misma, desde la evolución de Calpurnia Tate.