sábado, 25 de junio de 2011

Una extraña razón...


Si por alguna extraña razón el mundo te ha puesto en mi camino, es para hacerme sonreír, es para caminar a tu lado, de la mano, sin pesar y sin dolor.

Si por alguna extraña razón, de esas que ocurren cuando crees que no existen las extrañas razones, pasaste por mi vida y ahí estás sin más, sin blofear, sin encantamientos, sólo estás.

Y si en algún lugar, en algún momento por alguna otra extraña razón nos perdemos, será que debía ser.

sábado, 11 de junio de 2011

El enojo


Quería partir esa noche, qué enojado estaba, no había nada por lo que quedarse, las cosas no marchaban, simplemente eso, ya no marchaban, la había golpeado otra vez, la había dejado casi inconsciente, pero ella tenía la culpa claro, no entendía.

Ella quería correr, huir, pero por alguna razón no podía, sentía sus piernas como bloques de cemento y un dolor inmenso, no sólo por los golpes, algo presionaba dentro de su pecho y la ahogaba, ¿qué importaba ya nada?