miércoles, 19 de octubre de 2011

El desliz de lo extraño



No había relámpagos ni soles más luminosos que los sueños desprendidos y atenazados en grandes pasiones, en momentos de placer y de agonía.
Ya caminábamos por las estrellas más calientes o las lunas más frías, ya volábamos como pájaros desprendidos de su nido sin amamantar o sólo por dejar las copas de los árboles y llegar a las montañas.
No había fuegos fatuos capaces de alcanzar las llamas de los deseos y las pasiones que ni fatuas ni modestas danzaban en espirales de sueños adúlteros que de tanto, hasta virtuosos se volvían.
Qué necedad la de querer imaginar que podía haber algo más sublime que eso mismo, lo sublime está en sentido perdido y las pasiones encontradas, más allá de la estúpida razón adjetivada en la propia estupidez.
Es el desliz de lo extraño y lo mágico que perpetua para siempre el insondable momento de vivir.

6 comentarios:

  1. Laura, ¡qué hermoso retablo de imágenes! Me parece fascinante la forma como vas describiendo esa danza del erotismo, al mismo tiempo que tejes la reflexión sobre las pasiones palpitantes que se ocultan detrás de máscaras neutras. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Gracias mi querida Les, viniendo e ti es un doble halago, gracias mil ;)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida Lau, es una verdadera delicia, me has robado mil emociones al leerte, conjugas las letras perfectas que permiten robar un trocito del alma de quienes te leemos.
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
  5. Gracias querida Karime, es un honor encontrar estas palabras y una alegría.
    Abrazo para ti también.

    ResponderEliminar
  6. Vaya!!!! Estremecen tus versos!!!!

    Bellísimo Lau

    Besos

    ResponderEliminar