sábado, 11 de febrero de 2012

Ingrato


¿No te has dado cuenta ingrato que todo lo que yo hago está escrito sobre piedras perenes, sobre tierra bendita, sobre mundos extraños en los cuales nunca has caminado, ni caminarás?, ¿No te das cuenta ingrato que no eres ni la mitad de lúcido que yo, ni tus palabras serán por muchas vidas que vivas, ni la mitad de sabias que las mías, porque tienes el alma podrida, y tu alma te acompañará por muchas vidas?

¿Crees acaso que los caminos que andas son esos los que te llevarán a la cima de las montañas y las imperturbables profundidades del mar?, ¿Crees acaso ingrato y maldecido mil veces que toda la maldad que haces se quedará impune y será nada para ti?

No, ingrato y mil veces maldito, nada de ello te parece importante, nada de tus fechorías cobra consciencia porque no te educaron con ella, pero todo pasa, pero no para.

5 comentarios:

  1. Wow.. totalmente intenso, tomo tus palabras y las elevo al viento para algún ingrato de esos que hacen daño y se ocultan sin decir palabra, sin saber que dañan, sin pensar que puedo ser mas que él.
    Me ha encantado, palabras que desearía poner en la frente de alguna persona.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tómalas querida Mina y házlas tuyas, hay palabras que desahogan. Besos.

      Eliminar
  2. Mi querida Laura, este escrito evoca la fuerza de un salmo, la intensidad de un mantra que invoca la liberación total, para luego aplastar la perversidad. Me gusta porque tiene la fuerza visceral del grito que remonta el viento y fractura el silencio cómplice que oculta lo maligno de algunos seres. Espero que este conjuro llegue hasta dónde tú deseas que llegue, y aplaste sin piedad a ese ingrato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Les. En realidad como dice Mina en su post de aniversario, sólo quien escribe sabe a dónde van sus pensamientos dirigidos (o algo así). En este caso, quizá fue una forma de describir tanta miseria humana que se ve en estos días, la falta de piedad, de sensibilidad, el dolor que causan sin miramientos de ningún tipo. Pero sí, que el conjuro llegue hasta esos ingratos.

      Eliminar
  3. No soy yo ese ingrato y sin embargo entendí cuanto daño podemos hacer a los demas, lección de vida, no es excusa, no es pretexto, soy como soy un ser imperfecto en busca de la perfección,tus palabras han de caer como lluvia de fuego que quema, que deshace la maldad y el daño causado, tienes una exquisita forma de decir las cosas y llegar hasta donde sabes que levantaras ampula. . .. . . . me declaro tu mas grande admirador hoy y siempre

    ResponderEliminar