lunes, 25 de abril de 2011

Si...


Si por alguna extraña razón te encontré

Si por alguna extraña razón estabas ahí

Si por alguna extraña razón llegaste

Tanto insististe, por alguna extraña razón, al menos para mí.

Si por el camino te encontré, fue un placer

Si por un beso cambié, fue un placer

Si por una mirada de esas, sentí, fue un placer.

Si por cierto la piel siente de nuevo el cosquilleo de unas manos ansiosas, pero tiernas, una sonrisa pícara y un beso que sabe a gloria.

Sí, por cierto, besas rico, pero eso no te hace tan interesante para mi espíritu como la singularidad de ese beso.

Ese beso, mmmm, ese beso compromete una serie de sentires, no, no de sentimientos.

Ese beso, compromete la pasión, el deseo, la sensibilidad, la emoción.

Ah, pero ¿qué querías?, no lo se.

El mundo de los sentires es extraño sabes,

es extraño porque los humanos somos extraños,

somos extraños porque le tememos a sentir o a hablar de los sentires porque se pueden volver reales, entonces lastimamos y nos lastimamos.

Pero sin duda besas rico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario