martes, 12 de abril de 2011

Lo que duele


Todavía apareces como un mal presagio,
es que las cosas son tan diferentes cuando
no pasa nada, cuando simplemente es.

Pero resultas tan duro cuando te veo
que puedo casi sentir algo por ti,
Resultas casi tan perfecto como mezquino.

Me proteges cuando lo necesito,
Aunque a veces resultas apabullante
con esa sonrisa siempre, siempre irónica
y cuando te hieren me pesas bastante.

Y eso es porque no hay algo que duela tanto como un orgullo herido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario