sábado, 14 de mayo de 2011

Cuentame que te cuento


Once upon a time o había una vez cuando las teclas eran duras y las máquinas altas, cuando los sueños los escribíamos a dos tintas, negra o roja y la arroba era un símbolo para representar una unidad de masa y un rodillo negro soportaba la hoja, la cual sólo subía si la mano izquierda movía la palanca y empujaba el rodillo a la derecha para volver a empezar otra línea.

Once upon a time o había una vez cuando hacíamos café colado sobre una estufa de metal y alimentada por leña y destilando olores y proporcionando sabores diferentes y dando el pretexto perfecto para reunirse.

Once upon a time o había una vez cuando la oscuridad se la comía una lámpara de aceite y las puertas eran abiertas y cerradas por hermosas y grandes llaves de bronce o de cobre.

Once upon a time o había una vez cuando los sueños de una mujer eran acurrucados entre sus manos y su pecho con forma de flor y olor a felicidad, reflejada en su rostro y en el brillo de su sonrisa y de sus ojos.

Será pronto que será.

2 comentarios:

  1. Esos sueños que merecen ser mimados, acurrucados en tierna y esperanzadora sonrisa...!

    Preciosas palabras!

    ResponderEliminar
  2. Esos sueños que la premura del diario batallar, a veces mutila sin quererlo, sin saberlo. A penas, pero los mutila.

    ResponderEliminar