lunes, 2 de mayo de 2011

El despertar


El despertar se convierte en un sueño
Ese sueño es donde tu estás, en cada suspiro, en cada mirada, en cada palabra
El despertar de cada sensación, de las sensaciones que recorren cada rincón.

No hay palabras cuando las caricias rebasan las explicaciones.
Cuando las explicaciones no son suficientes para expresar.
Cuando las lágrimas invaden y los besos, esas caricias sutiles y apasionadas, se convierten en agua, en sal, esa sal que son las lágrimas y que forman otra caricia, que recorre la mirada.

La mirada que acaricia y ablanda corazones, que es capaz de penetrar hasta el fondo de la misma alma humana, y acariciarla con tan sólo un vistazo, despierta pasiones y crea fantasías, a veces confunde, a veces crea mentiras y convierte el despertar en un sueño.

4 comentarios:

  1. "¡Acariciar el alma!"

    ¡A veces, las mentiras pueden ser tan hermosas! Y los sueños...

    ¡Saludos, Laura!

    ResponderEliminar
  2. Los sueños, sueños son. Claro que puedes convertirlos en realidad.

    ResponderEliminar